22.3.18

Pure white


Es maravillosa la pureza que aporta un vestido blanco. Ya sea largo, corto, con volantes, con lazos, sin nada... un vestido blanco tiene algo especial.

Son pocas las ocasiones en las que nos podemos permitir llevar este tipo de prendas, bien por ser mas llamativos (cierto es que vestidas de blanco se nos ve mucho más), bien por lo fácil que se ensucian (sobretodo si vas con niños) o bien porque el evento no lo permite (como por ejemplo en las bodas donde el blanco está destinado a la novia excepto en las que nos marcan un "dress code: total white" que cada vez están más de moda).

Sea como sea las ocasiones para llevar un vestido blanco son limitadas y cuando lo hacemos ha de ser por todo lo alto. Si optas por uno con volantes como el que llevo yo hoy (que podéis verlo directamente AQUÍ) puedes dejarlo como protagonista o puedes crear un outfit más divertido y añadir varios complementos. Lucir un sombrero y alguna joya en dorado es una  buena opción. Unos zapatos de tacón negro y un clutch clásico si vas a una fiesta te harán sentir sencillamente ideal.

 Vestido/Dress: Chicwish
Clutch: Louis Vuitton
Zapatos/Heels: Christian Louboutin
Sombrero/Hat: H&m
Gafas de sol/Sunnies: Ray ban
Collar/Necklace: Vintage

♥♥♥
FOLLOW ME ON

No hay comentarios:

Publicar un comentario